martes, 10 de enero de 2012

De una Historia que es nuestra Historia.


Resulta cómodo pensar que en el encuentro que tenemos con nuestros pacientes, se genera un fenómeno simple, en que un sujeto de estudio es confrontado con un sujeto que es capaz de estudiarlo con métodos fríos, exactos, que aseguran la distancia de ambos involucrados, profesional y paciente.

Sin embargo esto no es así, se generan fenómenos en la interacción, algunos son la identificación y la transferencia. La transferencia es un fenómeno complejo descubierto por Sigmund Freud y expuesto con destreza por Saussure y Chertok en el libro “Nacimiento del psicoanalista”, en el que siguen las vicisitudes de la Relación Terapéutica de Mesmer a Freud. En este texto, señalan el papel destacado que ocupa la transferencia como núcleo de las aportaciones que realiza la teoría freudiana y en el que, en gran medida, se apoya el proceso terapéutico. Un fenómeno que hoy en día, sino todas, la mayoría de las corrientes psicológicas aceptan y consideran entre los componentes involucrados en el camino de la cura.

Cuando interactuamos es imposible deshacernos de nuestras ilusiones, fantasías, vivencias, deseos e historia (con las frustraciones y satisfacciones involucradas). Ningún paciente es solamente eso y viceversa para el paciente quien está frente a él, no es solamente un profesional, en función de eso, el paciente algunas veces se comportará como un hijo, otras como un hermano, etc... El profesional de la salud ejecuta la misma conducta y muchas veces podrá visualizar en sus pacientes a sus hermanos, o, en otros momentos, a sí mismo.

De forma que cuando hacemos algo por otro, en alguna manera lo hacemos por nosotros mismos y viceversa. Pues en nuestra constitución, construcción y reconstrucción continua, el otro cuenta en múltiples papeles. Y esto es parte fundamental de nuestra humanidad. Nos ponemos en el lugar del otro. Pudiendo esto implicar consecuencias tanto positivas como negativas.

Quisiera referirme a un caso en el que, esta puesta en escenario de la humanidad, destaca por lo positivo de sus consecuencias. Se trata del caso de un joven, que posiblemente como muchos de nosotros, pasó por momentos difíciles y cuya solución, como posiblemente nos ha pasado, no estaba a su alcance y por tanto no dependía de su voluntad. Un joven que, como muchos de nosotros, fue maltratado por quien pudo prestarle ayuda (incluso, probablemente en el mismo lugar donde hemos sido maltratados nosotros mismos) y discriminado por su reducido poder económico. Un joven con el que podríamos compartir gustos, deseos, ilusiones, etc...

De alguna forma, en este sentido, he podido reconstruir parte de esas vivencias al presentar mi colaboración con este joven que puede ser representante de muchos jóvenes. Me pareció una buena manera de participar, pues en definitiva, como ya he planteado, eso es parte de lo que nos hace seres sociales, seres humanos, ponernos en el lugar del otro. Les invito a leer el buen resultado de esta historia que es nuestra historia: Reporte: Queloide severo. 

Jorge Salazar.
Psicólogo
Cel. (09) 8 222 83 68
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas, apreciaciones, aclaraciones, alcances, etc.