martes, 15 de noviembre de 2011

Una primera lectura de aproximación al psicoanálisis y la importancia de la palabra en el tratamiento.









Un amigo me preguntó que podía leer para entender algo de psicoanálisis. Si bien yo no soy psicoanalista, he accedido a alguna formación en ese dominio. Una buena lectura para iniciar alguna idea al respecto es el texto de Freud “1° Conferencia de Introducción al Psicoanálisis”. Esta es una buena lectura, pues se desprende de conferencias realizadas por Freud en un lenguaje muy simple. Por otra parte, fueron conferencias entregadas a médicos, es decir personas que no saben nada de psicoanálisis. Dejo una cita que me parece aclara, a groso modo, de que trata el asunto. No esta demás informarse:



“En la enseñanza médica se han habituado ustedes a ver. Ven el preparado anatómico, el precipitado en la reacción química, la contracción del músculo como resultado de la estimulación de sus nervios. Más tarde, se exhiben a los sentidos de ustedes los enfermos, los síntomas de su enfermedad, los productos del proceso patológico y, en muchos casos, hasta el agente de la enfermedad en su estado aislado. En los departamentos de cirugía son testigos de las intervenciones mediante las cuales se procura aliviar al enfermo, y tal vez ustedes mismos ensayen ejecutarlas. También en la psiquiatría la presentación del enfermo con sus muecas, sus modos de decir y su conducta alterados les sugiere una multitud de observaciones que dejarán en ustedes una impresión profunda. Así, el profesor de medicina desempeña predominantemente el papel de un guía y de un intérprete que los acompaña por un museo mientras ustedes obtienen un contacto inmediato con los objetos, y, por medio de su propia percepción, se sienten convencidos de la existencia de los nuevos hechos.


Por desdicha, en el psicoanálisis todo es diverso. En el tratamiento analítico no ocurre otra cosa que un intercambio de palabras entre el analizado y el médico. El paciente habla, cuenta sus vivencias pasadas y sus impresiones presentes, se queja, confiesa sus deseos y sus mociones afectivas. El médico escucha, procura dirigir las ilaciones de pensamiento del paciente, exhorta, empuja su atención en ciertas direcciones, le da esclarecimientos y observa las reacciones de comprensión o rechazo que de ese modo provoca en el enfermo. Los parientes incultos de nuestros enfermos a quienes solamente les impresiona lo que se ve y se palpa, de preferencia las acciones como se ven en el cinematógrafo, nunca dejan de manifestar su duda de que «meras palabras puedan lograr algo con la enfermedad». Desde luego, es una reflexión tan miope como inconsecuente. Es la misma gente que sabe, con igual seguridad, que los enfermos «meramente imaginan» sus síntomas. Las palabras fueron originariamente ensalmos, y la palabra conserva todavía hoy mucho de su antiguo poder ensalmador. Mediante palabras puede un hombre hacer dichoso a otro o empujarlo a la desesperación, mediante palabras el maestro trasmite su saber a los discípulos, mediante palabras el orador arrebata a la asamblea y determina sus juicios y sus resoluciones. Palabras despiertan sentimientos y son el medio universal con que los hombres se influyen unos a otros. Por eso, no despreciemos el empleo de las palabras en la psicoterapia y démonos por satisfechos sí podemos ser oyentes de las palabras que se intercambian entre el analista y su paciente.” Sigmund Freud (1916[1915]) 

Recomiendo leer texto completo.
Jorge Salazar
Psicólogo Clínico y Terapeuta Familiar.




7 comentarios:

  1. Hola Jorge:
    Hola, te cuento que el año pasado yo soñaba conser una paciente del psicoanalisis, porque queria conocer:-¿ como era el gran psicoanalisis? te cuento que lei el psicoanalisis de freud de donde habia cosas interesante, pero tambien cosas que ya esta muy anticuadas, como ejemplo freud no deberia mas obseccionarse mucho con la cultura de la tristeza, ni tampoco que un niño deba obseccionarse del sexo( freud tenia este pensamiento) pero auqnue freud era un medico, que experimiento cosas con la cocaina, tambien uso hipnosis para cosas mas peores, tengo en general sentimientos encontrados, pero tambien yo deseo hacer un reparo sobre del psicoanalisis, mi tema pero tambien lo que saque la conclusion:
    es que no todas las personas podemos usar un conocimiento para hacer una terapia, pero un tratamiento con el caso de freud deberia ser mucho mas alla de la vida y muerte, al final de leer el libro descubri claves sociales como ejemplo:
    soy una mujer adicta a el humor
    me gustaria tener un mundo mas libre y menos terapia
    y tambien lograr que mas alla del ser humano soy una mujer que descubro que la terapia me ha hecho como crecer como persona y aprender ser una buena amiga de el señor freud, saludos jorge.

    ResponderEliminar
  2. Hola Belén la teoría psicoanalítica es muy compleja, la lectura solitaria muchas veces no da cuenta de su complejidad, en este caso es mejor la educación guiada por algún psicoanalista formado. Por otra parte la formación en psicoanálisis no se basa solo en lectura. Creo que Freud escribió algunos cientos textos, sus principales aportes no estuvieron relacionados con la tristeza es una obra muy amplia (El psicoanálisis es mucho más amplio que Freud, existen muchos autores posteriores). La sexualidad para el psicoanálisis no es una noción, es un concepto complejo, que se entiende en su articulación con el conjunto de la obra froidiana. La sexualidad para Freud no tiene cualquier significado, no tienen el significado que asignaría cualquier persona, la sexualidad del psicoanálisis no es la sexualidad del comentario popular. ¿Para qué cosas peores utilizó Freud la hipnosis?. Entiendo que fue el método antecesor de la catarsis que a su vez es en antecesor de la asociación libre. En otras palabras es parte de la historia de las experiencias prepsicoanalíticas. Es importante lo que planteas en relación al papel del conocimiento en la terapia, entiendo que para el psicoanálisis el terapeuta no es solo el que sabe o el que se supone que sabe, es decir se necesita más que conocimiento, bastante más.
    Me parece que el sentido del humor es parte de la personalidad madura, una “saludable” adicción.

    Sería ideal que la terapia no fuese necesaria. Lamentablemente aún es una necesidad, muchos se resisten a la terapia, aunque generalmente encuentran la manera de llegar a ella igual, a través de los síntomas.

    Lo más lamentable, es que las terapias psicológicas aún son un privilegio a causa de las limitaciones económicas de la mayor parte de la población.

    El psicoanálisis no es sólo terapia sino también una forma de conocer, se ha utilizado en muchos ámbitos, publicidad, organizaciones, etc.

    Gracias Belén por tu aporte, siempre es un agrado leerte y poder plasmar algunas ideas gracias a ellos.

    ResponderEliminar
  3. Uno de los grandes logros de Freud fue precisamente romper con la medicina tradicional a través de la palabra.Mi padre falleció hace 7 años tuve una depresión que no mejoraba con nada visité los mejores psiquiatras y nada, pasaba medicada "en otro mundo" hasta que encontré un psicólogo que a través de la "palabra "me mejoró"-"me mejoré" y adiós medicamentos y depresión hasta hoy.Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aporte. Efectivamente Uno de los grandes logros de Freud fue precisamente romper con la medicina tradicional a través de la palabra. Enfrentó muchos problemas por eso, persecución, exclusión, hasta descalificación, etc.. Aún este fenómeno no ha terminado, el psicoanálisis parece despertar las resistencias a las que enfrenta en el proceso terapéutico, solamente por su presencia. Las mismas resistencias implicadas en la enfermedad, están en el ámbito institucional de atención de salud, especialmente en salud mental. Me parece un síntoma que se medique a pacientes que enfrentan procesos de duelo, pues aunque son idénticos a la depresión mayor en su presentación, tienen como diferencia lo reciente de la perdida de un ser amado, ideal, etc... Pienso que ese síntoma relacionado con la alienación de los pacientes mediante drogas psiquiátricas, recetas mágicas, debemos abordarlo, día a día me parece que es más urgente. Lo positivo es que como tú, todos, también a nivel social, tenemos la potencialidad para mejorarnos de nuestras dependencias y también elaborar nuestras pérdidas, siempre que enfrentemos nuestras problemáticas y realicemos el trabajo adecuado. Hay que empezar por hablar de ellas, tanto a nivel individual como social.

      Un saludo.

      Jorge Salazar.
      Psicólogo.

      Eliminar
    2. Jorge soy Maritza Aguayo que comentó arriba pero no sé ni entiendo porqué aparezco con el nombre de mecánico??? algo hice mal??

      Eliminar
  4. Disculpa Jorge pero por un error aparezco con el nombre de Mecánico , intenté arreglarlo y ahora voy a ver si resultó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maritza, independiente del asunto del nombre, tu comentario es un aporte por su contenido, saludos.

      Eliminar

Preguntas, apreciaciones, aclaraciones, alcances, etc.