viernes, 18 de abril de 2014

Medicalización del parto.

El concepto de medicalización fue elaborado por el psicólogo francés Michel Foucault. Es un concepto complejo que hace referencia, entre otras cosas, a la manera como los procesos naturales han sido considerados progresivamente como enfermedades y por tanto, son sometidos al dominio médico. Lo anterior está relacionado a la hospitalización de dichos procesos, tratados ya no como fenómenos naturales sino, con toda la carga que implica la enfermedad en un contexto hospitalario. Lo anterior, por otra parte puede resultar bastante lucrativo para los profesionales médicos, actualmente dueños del sistema de salud, al menos en Chile.
Lo anterior se explica pues, mientras en más áreas del quehacer puedan reconocerse como autoridad, como los que supuestamente saben, entonces en más áreas pueden desarrollar sus costosas intervenciones. En otras palabras, mientras más procesos sean considerados como enfermedad, más amplían su negocio. Lo anterior se ve fortalecido cuando, basados en el supuesto saber que se les arroga, consagran legalmente la obligación de su intervención. Entonces los profesionales médicos no solamente agrandan el negocio sino que fabrican clientes cautivos, clientes que tienen que recurrir obligatoriamente a ellos.
Entre los procesos afectados por la Medicalización y hospitalización están dos que me parecen particularmente interesantes, pues su reconocimiento y reflexión son, a mi juicio constituyentes de nuestra condición humana. Estos procesos son el parto y la muerte, mirados como acontecimientos biológicos, delimitados temporalmente en la biografía de todo ser humano.
Si bien la Medicalización resulta tan beneficiosa para el poder y economía de los médicos a corto plazo, resulta a la vez, perjudicial para la mayoría de la población tanto a corto como a largo plazo.
La medicalización del parto ha venido de la mano con el aumento innecesario de cesáreas y partos traumáticos, acelerados química, física o quirúrgicamente. Es legítimo sospechar que el aumento de estas prácticas, lejos de buscar el beneficio de la población, busca la realización rápida del procedimiento y por tanto, el aumento de ingreso de los profesionales médicos que viven de ellas. Así, un médico puede asistir varios partos inducidos hormonalmente en el tiempo que requiere dicho parto sin inducción. Esto es mucho más notorio al comparar el inmenso número de cesáreas que puedes ser realizada en el tiempo que requiere un parto natural.
Entre las consecuencias negativas de la medicalización del parto podemos mencionar el aumento de costos en salud, evitables para la población.
Por otra parte las cesáreas, partos traumáticos o instrumentales pueden dejar consecuencias tanto físicas como psicológicas, tanto en la madre como en el Recién Nacido. Algunas de ellas pueden ser la Depresión, el estrés postraumático y la dificultad de desarrollar un vínculo positivo entre madre y recién nacido. Los partos medicalizados, también pueden retrasar el establecimiento de la lactancia con todas las consecuencias psíquicas, físicas e inmunitarias que esto implica.
Entre las consecuencias que puede vivir el recién nacido, existe la posibilidad de daño emocional, intelectual y físico que podría acarrear de manera perdurable durante su desarrollo. Al realizarse el parto en el medio hospitalario aumenta la probabilidad de infecciones por bacterias con mucho más resistencia. Sabemos que los microorganismos de los hospitales logran crear resistencia a los antibióticos y son particularmente agresivos e invasivos.
Afortunadamente aún existen opciones para evitar que el parto sea un proceso traumático, ligado a la enfermedad y realizado en un contexto de hospital.
Una buena opción son los partos en casa, procedimiento realizado por muchas profesionales matronas comprometidas con el bienestar, tanto de la madre como del recién nacido. Procedimiento este es un procedimiento cada vez más alcanzable por la mayoría de los chilenos. Un procedimiento común en otros países como Australia, Reino unido, etc…
Existen al respecto varios estudios que les invito a revisar en http://bebeagogo.wordpress.com/2011/03/19/estudios-sobre-el-parto-en-casa-%C2%BFes-seguro/

Jorge Salazar
Psicólogo Clínico y Terapeuta Familiar.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas, apreciaciones, aclaraciones, alcances, etc.